Blog

Oh! Mami Blue mamás en IMER con el Método ROPA

Oh Mami Blue revela en una entrevista a Nextclinics como fueron los comienzos de su „mejor decisión“ de ser mamás.

 “Nuestra mejor decisión”. Dos madres nos cuentan sobre esta decisión.

La energía positiva que emanan de Alejandra y Verónica no puede pasarse por alto. Cuando visites su blog o perfil de Instagram “oh.mamiblue” podrás convencerte de ello. Sin embargo, el logro de la felicidad de su familia no fue fácil para ambas.

Su historia es la de una pareja de dos mujeres que se propuso traer una nueva vida a su hogar. Decididas a recorrer este camino juntas, separaron claramente sus roles durante el proceso: Alejandra donó sus ovocitos, que luego fueron fecundados, y Verónica llevó la gestación.

El resultado es una familia feliz de dos madres, dos perros, un hijo, ¡y mucho amor!

¡Conoce su historia!

1, ¿Cuándo fue la primera vez que considerasteis tener un bebé? ¿Alguna vez imaginasteis que serías madre o lo tenías ya en mente?

V: Desde que tengo uso de razón, y hasta donde alcanza mi memoria, siempre he querido ser madre, y cuando conocí a Jana en nuestros planes siempre estaba la maternidad como uno de ellos.

Pero al cumplir los 30, recuerdo estar en la ducha y tocarme la barriga e imaginarme como sería si un día llevaba un bebé dentro,  y las ganas fueron creciendo con los años. Teníamos una lista de planes de cosas que hacer antes de ser mamás, cuando esos planes se cumplieron, llego el más importante, la búsqueda de nuestro bebé.

2, ¿Cómo encontrasteis la clínica? ¿Alguien os la recomendó o buscasteis por vuestra cuenta? ¿Por qué escogisteis IMER?

Supimos de la clínica IMER por una compañera de trabajo que tuvo a su hija con ayuda de IMER. Su experiencia fue muy positiva y fue ella quien nos recomendó ir allí. A día de hoy podemos decir que fue la mejor decisión que pudimos tomar, por su gran profesionalidad y equipo humano.

3, ¿Hubo algún momento en que pensasteis que sería un recorrido difícil para vosotras dos? En los aspectos psicológicos, más que nada.

No. Pero entendemos que para algunas personas puede ser algo muy complicado de gestionar, sobre todo si el embarazo no se obtiene a la primera y hay que volver a intentarlo. Por eso nos parece muy importante empezar un tratamiento en un momento de la vida en el que la relación esté sólida, y ambos miembros de la pareja se encuentren fuertes y cargados de ilusión.

El momento más difícil de llevar para nosotras fueron los días de “beta espera“, en los que la incertidumbre llena los días y el tiempo pasa muy despacio, por el deseo de saber si el embarazo se ha realizado. Así que durante esos días lo mejor es hacer planes, ver series, distraerte, y sobre todo no mirar internet, y no obsesionarte con mirarte la barriga para ver si ha crecido.

Aunque reconocemos que es muy dificil, hay que intentarlo.

4, ¿Encontrasteis alguna crítica o presión social externa negativa, o por el contrario, algo sorprendentemente agradable y positivo?

La mayoría de las cosas han sido positivas, y de las negativas hemos sacado aprendizaje también. A algunas personas les falta educación en diversidad, pero ahí estamos nosotras, para impulsar el cambio poquito a poco con nuestra historia, contando la verdad de lo que somos sin miedo, y hacer un mundo cada vez un poco más libre y sin prejuicios.

5, ¿Cuál fue el el proceso del tratamiento FIV (Fecundación in Vitro)?

V: Recuerdo perfectamente el olor de la sala, la temperatura, y como respiré y miré la pantalla mientras la doctora me iba explicando poco a poco que es lo que iba a suceder y lo que estaba haciendo en todo momento.

En esa cánula viajaban dos embriones, y vi un destello cuando los dejo en mí. Una estrellita preciosa que se quedó dentro y que 9 meses después nació nuestro mayor tesoro.

Cuando esa luz se apagó le dije a la doctora: “Ojala dentro de unos días la vuelva a ver“, y ella sonrió. Lo recuerdo todo muy bonito.

6, El proceso de FIV es un trayecto difícil, ¿Esta experiencia influyó en vuestra relación?

Influyó por supuesto, pero de una manera muy positiva, uniéndonos todavía más, y volcando toda nuestra energía en que esto fuese bien.

También creemos que tuvo que ver con que lo hicimos sin precipitarnos, en un momento de nuestra vida en el que las dos estábamos muy felices y tranquilas, y en nuestra mente tener un bebé y formar una familia era nuestro principal objetivo.

7, ¿Conocéis a otras parejas homosexuales que hayan tenido la misma experiencia? ¿Podríais describir la importancia de esta comunidad en este proceso?

Cuando empezamos nuestro camino hacia la maternidad no conocíamos a nadie, y se nos hizo un poco difícil el no poder compartir determinadas experiencias con nadie que hubiese pasado por lo mismo.

Afortunadamente 3 años más tarde la comunidad LGBTI se ha abierto un poco más dándose cuenta de la importancia de visibilizarse para una mayor aceptación y normalización de nuestro modelo de familia. Ahora tenemos una gran familia virtual con la que compartir miedos, inquietudes y experiencias, y poder seguir creciendo en Tribu.

8, ¿Podríais compartir tips sobre la experiencia del tratamiento de FIV con otras parejas de lesbianas? ¿Hay suficiente apoyo y recursos disponibles? ¿Pensáis que falta alguna herramienta informativa para el proceso con estas temáticas para futuro casos?

Cualquier soporte que nos ayude a estar conectadas y compartir nunca esta de más. Afortunadamente tenemos las redes sociales, y nosotras un blog en que conectamos con familias de todo el mundo que han pasado por lo mismo que nosotras y que nos permite tejer lazos y sentirnos que no estamos solas.

9, Con respecto a la información general sobre el FIV y tratamientos de fertilidad para lesbianas, ¿encontrasteis suficiente información o es todavía un tabú? ¿Fue fácil para vosotras investigar opciones?

Creemos que sí, sigue siendo un tabú, sobre todo en las relaciones de parejas heterosexuales, porque para las parejas de dos mujeres, está claro que si queremos ser madres tenemos que pasar por un tratamiento de fertilidad.

No nos resultó dificil encontrar información sobre métodos de reproducción, lo que nos costó fue encontrar experiencias reales de personas que ya hubiesen pasado por ello, y que nos quitasen los miedos a  lo desconocido.

9, ¿Qué recomendaríais de vuestra experiencia personal a otras mujeres o parejas homosexuales que están considerando intentar un FIV?

En primer lugar que lo hagan en el mejor momento de la relación, cuando ambas partes se encuentren fuertes y con ilusión, que no se dejen llevar por la presión social que determina la edad para ser madre, que cumplan su sueño y no el que impone la sociedad. Si cumples 35 y no estas preparada para ser madre, espera, consulta con tu clínica, congela tus óvulos si es necesario, la clinica te puede dar muchas soluciones para tu tranquilidad que a veces por desconocimiento ni siquiera contemplamos.

Elige una clínica con la que te identifiques, busca en internet opiniones, o pregunta a personas que hayan pasado por lo mismo. Las experiencias reales siempre son las mejores recomendaciones.

Y si no te quedas a la primera, paciencia, y que la ilusión no se pierda.

10, ¿Estáis considerando recurrir a otro tratamiento para un segundo bebé?

Sí, lo estamos considerando, y nos encantaría volver a intentarlo este año.

Extraido de la revista Loona Mag, by Nextclinics https://www.loona-mag.com/artikel/unsere-beste-entscheidung-ein-gleichgeschlechtliches-elternpaar-aus-spanien-berichtet

 

Más información sobre el Método ROPA: https://imer/tto/metodo-ropa/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *