Blog

infertilidad femenina

Causas comunes de infertilidad femenina

El ser humano tiene una capacidad reproductiva ínfima si lo comparamos con el mundo animal. De hecho, el potencial de fecundidad de una pareja joven y sana está en torno al 30% por ciclo, lo que significa que la población normal tiene un 60% de probabilidades de quedar embarazada en un periodo de 6 meses, 80% en un año y 90% en año y medio, según datos obtenidos por la SEF, Sociedad Española de Fertilidad. ¿Y qué pasa cuando estos tiempos, considerados normales, se van cumpliendo sin resultados? ¿Cuándo empezamos a hablar de esterilidad y cuándo de infertilidad?

El término  “infertilidad” se utiliza comunemente para indicar la dificultad que existe en las parejas en concebir de forma natural. Sin embargo, a nivel médico, existe una diferencia entre infertilidad y esterilidad. Se habla de Esterilidad cuando se hace referencia a la imposibilidad de conseguir una gestación tras un periodo de aproximadamente un año sin utilizar medidas anticonceptivas. Se habla de Infertilidad para indicar la incapacidad de conseguir gestaciones capaces de evolucionar correctamente (se incluirían por tanto los casos de abortos de repetición, partos prematuros,….).

En este artículo utilizamos el término más general “infertilidad” para hacer referencia a la dificultad de tener un hijo, incluyendo los dos casos anteriores.

La infertilidad es un problema común que afecta al 15% de las parejas.

Las causas pueden ser femeninas (30%), masculinas (30%) o mixtas (casi el 40%). En torno al 15% no presenta ninguna alteración objetiva y se califica como “infertilidad de origen desconocido”.

(estadísticas reflejadas en el artículo DEFINICIÓN Y CAUSAS DE LA INFERTILIDAD, por Santiago Brugo-Olmedo, Claudio Chillik y Susana Kopelman – páginas 5 y 6 y también en las conclusiones finales)

Las 4 causas más comunes de infertilidad femenina

La edad:

El 70 % de las españolas de 35 años no tiene hijos. Un dato preocupante si tenemos en cuenta que a esa edad la fertilidad de la mujer desciende extremadamente y, por ello, cuando deciden ser madres se encuentran con dificultades para quedar embarazadas.

Actualmente se habla mucho de que se ha alargado la juventud, o que los 40 son los nuevos 30 y los 30 los nuevos 20. Las mujeres no dan prioridad a la maternidad en la veintena y principios de la treintena, pero el “reloj biológico” no se para y “pasa factura” tras los 35.

El retraso de la maternidad provoca problemas de infertilidad relacionados con la edad. Y es que, aunque nos cueste asimilarlo, pasados los 35 años, los problemas para poder quedarse embarazada aumentan por el deterioro de la calidad en los óvulos y el descenso de la reserva ovárica. 

Según los últimos datos del Registro Nacional de Actividad de la SEFde 2015 (último año del que se tienen datos a la espera de nuevas estadísticas), el 47% de los ciclos de FIVcon ovocitos propios se ha realizado a pacientes de entre 35 y 39 años. Sin embargo, el 67% de las FIV con donación de óvulos se han hecho en pacientes mayores de 40 años.

“Estos datos son la muestra del impacto que tiene la edad sobre la fertilidad femenina que, aunque es algo que los médicos conocemos desde hace mucho tiempo, la sociedad no acaba de ser plenamente consciente”,explica Luís Martínez Navarro, el presidente de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF)

El doctor Martínez, aprovechaba el marco del 32º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Fertilidad para incidir en el aumento de tratamientos de fertilidad a mujeres treintañeras como consecuencia de posponer la maternidad.

El presidente del Comité Organizador del Congreso de la SEF, Juan Antonio García Velasco, ha alertado que “los ovarios de las mujeres actuales siguen siendo iguales que los de las abuelas, quienes tenían los hijos antes de los 20 años”.

 

Alteraciones en el ciclo menstrual:

La ovulación es un requisito imprescindible para conseguir el embarazo. Ante problemas de fertilidad, suele ser uno de los primeros objetos de estudio.

alteraciones trompasEstas alteraciones supondrían en torno a un 20% de las causas de esterilidad.

En un ciclo regular, la ovulación se produce aproximadamente el día 14 de ciclo(considerando el día primer día de regla como día 1). De esta manera, los días más fértiles para la mujer se podrían situar entre el 13 y 16(días en que el óvulo se desprende desde el ovario y espera el encuentro con el espermatozoide en las trompas de Falopio).

Podemos hablar de 3 tipos de desajustes relacionados con la ovulación:

  • Ausencia de ovulación (anovulación)
  • Problemas de producción ovárica
  • Alteraciones de la ovulación: Cuando ésta no se produce de forma regular.

Si la mujer presenta alguno de estos problemas no logrará el embarazo aunque mantenga relaciones sexuales sin protección en los días fértiles.

Estos problemas ovulatorios pueden verse incrementados por alteraciones en las hormonas a causa de enfermedad una tiroidea, obesidad, medicación o, incluso, el estrés.

Esta patología de nivel endocrino es una de las primeras que se estudia cuando aparecen los primeros indicios de infertilidad.

 

Alteraciones en las trompas de falopio o factor tubárico:

Este factor se da cuando existe algún tipo de lesión o alteración en las trompas de Falopio. Éstascomunican la cavidad peritoneal con el útero. De hecho, es el punto en el que, durante la ovulación, el óvulo (que ha salido del ovario) y el espermatozoide se encuentran. Cuando esto ocurre, el embrión se desplaza al útero, donde implanta y comienza el embarazo.

Pero para que todo esto ocurra, las trompas (una por lo menos) deben ser funcionales y no estar obstruidas; si lo están, es cuando hablamos de factor tubárico.

La prueba diagnóstica que determina la existencia de problemas relacionados con las trompas de Falopio es la histerosalpingografía.

El útero femenino, también conocido como matriz, es un órgano hueco, en forma de pera, situado en la pelvis.

Cuando hablamos de alteraciones uterinas nos referimos básicamente a dos tipos:

 

  • Malformaciones uterinas
  • Problemas endometriales

 

  1. Malformaciones uterinas

El útero tiene forma de pera. Cualquier modificación de esta morfología puede dar lugar a problemas de fertilidad: desde fallos de implantación hasta abortos recurrentes.

Algunas de las malformaciones uterinas más frecuentes son:

  • El útero arcuato: El útero conserva su forma de pera pero con una leve hendidura en la parte superior.
  • El útero bicorne: Presentauna hendidura en la parte superiorque la divide en dos por arribapero conserva su forma por la parte De ahí su nombre, ya que parece un útero con dos cuernos.
  • El útero didelfo: Es un útero dividido en dos, con dos cavidades uterinas.
  • El útero septo: Se trata de un útero “tabicado”, es decir, con una hendidura que separa el útero en dos partes. Se diferencia del didelfo en que no está partido y conserva su forma de pera.

Es la malformación uterina más común, en torno al 50% de los casos.

  1. Problemas endometriales

El endometrio es una capa que recubre el útero y en la que se produce la implantación y maduración del embrión. Si no hay implantación, esta mucosa se desprende y tiene lugar la menstruación.

En casos muy raros, puede crecer en los pulmones u otras partes del cuerpo.

Los problemas endometriales más comunes son:

  1. Endometriosis: una enfermedad causada por la inflamación y el crecimiento de tejido endometrial fuera del útero (en los ovarios, el recto o la vejiga).
  2. Pólipos o miomas: Son y suelen manifestarse con reglas muy abundantes y dolorosas. El pólipo se produce cuando la capa que recubre en endometrio crece más de lo normal en un punto. El mimoma es una tumoración que se forma con tejido muscular del útero y puede llegar a alcanzar tamaños superiores al pólipo.

 

Cualquiera de estas causas puede motivar un diagnóstico de esterilidad de origen femenino o mixto (si se da además un factor masculino). Esto no significa que tengas que renunciar a la maternidad. Actualmente hay muchas opciones gracias a los avances de la medicina reproductiva.

Si te está costando quedarte embarazada, o no consigues llevar a cabo el embarazo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros Estaremos encantados de estudiar tu caso personal y de ayudarte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *