Ginecología

Revisiones ginecológicas

IMER recomienda realizar una revisión ginecológica cada 1-2 años a partir de la pubertad.

Las revisiones ginecológicas son imprescindibles para ayudar a conservar la salud de la mujer, modificar hábitos perjudiciales, y aumentar su calidad de vida.

Estas revisiones son un instrumento muy útil para prevenir enfermedades, conocer a fondo el historial médico de los pacientes, y como una forma de detectar precozmente problemas que, si no se tratan a tiempo, pueden convertirse en muy graves.

Prevención del carcinoma del cérvix o cuello de útero.

Este tipo de patologías suponen el segundo tipo de cáncer más común en las mujeres españolas de entre 15-44 años, según publicó recientemente  la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).

En IMER queremos destacar la importancia de la detección temprana de estas patologías, ya que las posibilidades de curación total en estas  pacientes dependen fundamentalmente de la precocidad  en su diagnóstico. Para ello, las diferentes sociedades Médico-Ginecológicas recomiendan realizar:

  • Una Citología Cervical regularmente cada 1-3 años en función de la edad, antecedentes familiares… que quedaría incluida en la revisión ginecológica anual.
  • Test  HPV: el cáncer de cuello de útero está directamente relacionado con la presencia del Virus de Papiloma Humano (HPV). Este virus produce una infección que, si no se trata adecuadamente,  puede convertirse en crónica y derivar en un carcinoma de cérvix.
IMER joven
Planificación familiar
Cirugía ginecológica

 

Con la finalidad de ayudar a los jóvenes, ofrecemos un servicio preventivo ginecológico, con un coste reducido y adecuado a las posibilidades de los más jóvenes.

En España un 40 por ciento de los jóvenes de entre 15 y 24 años no toma medidas a la hora de tener relaciones sexuales, por lo que cada año alrededor de 18.000 adolescentes tienen embarazos no deseados.

El equipo facultativo de IMER es consciente de lo difícil que a veces, puede resultar encontrar un lugar donde resolver las dudas, en relación a tus problemas sexuales. Por ello ponemos todos nuestros medios a tu disposición, para informarte de una forma veraz y sencilla, resolver tus dudas, y darte una solución a tus problemas

La planificación familiar puede tener como objetivo engendrar o no hijos y, en su caso, decidir sobre el número de hijos que desea tener una pareja, el momento y las circunstancias -sociales, económicas y personales- en las que se desea tenerlos.

En IMER además de ayudarte en la Planificación familiar también podemos ayudarte en la educación de la sexualidad, la prevención y tratamiento de las infecciones de transmisión sexual, el asesoramiento antes de la fecundación, durante el embarazo y en el parto, así como en el tratamiento de la infertilidad, y/o la esterilidad,  mediante Técnicas de Reproducción Asistida.

IMER como centro autorizado por la Conselleria de Sanitat para la realización de intervenciones de Cirugía mayor ambulatoria, ofrece a su pacientes la posibilidad de realizar en nuestro centro los siguientes tipos de intervenciones:

  • Cirugía ginecológica ambulatoria.
  • Histeroscopias, punciones ováricas, biopsias ginecológicas, embriorreducciones,
  • Histeroscopias diagnósticas: valoración y diagnóstico de patología intrauterina: pólipos, miomas, canceres, DIUs retenidos,
  • Histeroscopias quirúrgicas: permite la solución (habitualmente en régimen de cirugía ambulatoria) de los procesos anteriores.
  • Laparoscopias: cirugía abdominal sin la necesidad de apertura del abdomen. Se realiza mediante la inserción de sistemas de visualización y manejo mediante pequeñas incisiones menores a 1 cm. Permite la solución de quistes de ovario, miomas, endometriosis, valoración de esterilidad,
  • Labioplastias reductoras: Con este procedimiento quirúrgico podemos modelar los labios menores si una mujer considera que éstos son demasiado grandes, asimétricos,

Las razones para este tipo de intervención son estéticas, físicas o psicológicas. Hay mujeres o chicas, para las que la hipertrofia labial representa un problema de salud que puede  producir verdaderas molestias. Otras veces puede haber un problema de autoestima.

En IMER, la Labioplastia Reductora se realiza bajo sedación, de forma ambulatoria. Después de la intervención hay que estar 3-5 días en reposo, tomar antiinflamatorios, analgésicos y antibióticos, y evitar las relaciones sexuales durante unos 15 días.